LA DICTADURA FRANQUISTA

* CRONOLOGÍA DE LA UNIDAD (únicamente las etapas y los resaltados en azul). 

EL PRIMER FRANQUISMO (1939-1959)

1. Fundamentos ideológicos y evolución política.
2. Sociedad y economía en el primer franquismo.
3. La represión y la oposición política al régimen franquista (1939-1959).

EL SEGUNDO FRANQUISMO (1959-1975)

1. La evolución política del régimen en la segunda época del franquismo..
2. La evolución socio-económica española en el segundo franquismo.
3. La oposición política al régimen franquista y Castilla-La Mancha bajo la dictadura franquista.

Debéis preparar estos epígrafes mediante la síntesis de las unidades 10 y 11.

1. Franquismo: fundamentos ideológicos y evolución política. ESQUEMA-GUIÓN.

2. Sociedad y economía en el franquismo. ESQUEMA-GUIÓN.

3. La represión y la oposición política al régimen franquista (1939-1959).




* TEXTOS. 

RESOLUCIÓN DE LA ONU SOBRE ESPAÑA. 

A) Por su origen, naturaleza, estructura y comportamiento general, el régimen de Franco es un régimen fascista, organizado e implantado en gran parte merced a la ayuda de la Alemania nazi y de la Italia fascista de Mussolini.

B) Durante la larga lucha de las Naciones Unidas contra Hitler y Mussolini, Franco prestó una ayuda muy considerable a las potencias enemigas, a pesar de las continuas protestas de los aliados. (…).

La Asamblea General, convencida de que el gobierno fascista de Franco en España («) no representa al pueblo español (…) recomienda que se prohíba al gobierno de Franco pertenecer a los organismos internacionales creados por las Naciones Unidas, o relacionados con ellas, y participar en conferencias y otras actividades que puedan concertar las Naciones Unidas, o dichos organismos hasta que se conforme en España un gobierno nuevo y adecuado. Además (…) recomienda que, si dentro de un plazo razonable, no se establece en España un gobierno cuya autoridad proceda de sus gobernados y que se comprometa a respetar la libertad de expresión, de religión y de reunión, y a celebrar cuanto antes elecciones en las que el pueblo español pueda expresar su voluntad, libre de coacción y de intimidación, y de coacción de partido, el Consejo de Seguridad estudie las medidas para remediar tal situación. Asimismo, la Asamblea recomienda que todos los Estados miembros de las Naciones Unidas retiren inmediatamente los embajadores y ministros plenipotenciarios que tienen acreditados en Madrid.

Asamblea General de las Naciones Unidas, Nueva York, 12 de diciembre de  1946

PLAN DE ESTABILIZACIÓN DE 1959.

Al final de la Guerra de Liberación, la economía española tuvo que enfrentarse con el problema de su reconstrucción, que se veía retardada en aquellos momentos por la insuficiencia de los recursos (…) como consecuencia de la contienda.

La guerra mundial y las repercusiones que trajo consigo aumentaron estas dificultades y cerraron gran parte de los mercados y fuentes de aprovisionamiento normales (…). Superadas aquellas circunstancias, ha llegado el momento de iniciar una nueva etapa que permita colocar nuestra economía en una situación de más amplia libertad, de acuerdo con las obligaciones asumidas por España como miembro de pleno derecho de la O.E.C.E.

La mayor flexibilidad económica que se establecerá gradualmente no supone en ningún caso que el Estado abdique del derecho y de la obligación de vigilar y fomentar el desarrollo económico del país.

Boletín Oficial del Estado, 20 de julio de 1959

DISCURSO DE FRANCO A LAS CORTES CON MOTIVO DE LA PROCLAMACIÓN DEL PRÍNCIPE JUAN CARLOS DE BORBÓN COMO SUCESOR EN LA JEFATURA DEL ESTADO (22 DE JULIO DE 1969). 

“Por eso, una vez conseguida la firmeza de nuestras instituciones, como os afirmaba en mi mensaje radiado de 31 de marzo de 1937, cuando nada podía destruir el edificio levantado, ni poner en peligro lo a tanto costa alcanzado, envié a las Cortes, para vuestra deliberación, la Ley de Sucesión a la Jefatura del Estado, por lo cual el Estado español de acuerdo con su tradición, se declaraba constituido en Reino.

                No se trataba de volver a lo arcaico y menos a lo pasado, sino el incorporar los principios de nuestra tradición histórica, dándoles plena movilidad y continuidad, manteniendo a través del tiempo, por el inevitable relevo de las personas, consecuencia de la condición mortal del ser humano, la trayectoria de nuestro Movimiento, al cual dio vida y proyección hacia el futuro,

                En este orden creo necesario recordaros que el Reino que nosotros, con el Asentimiento de la Nación, hemos establecido, nada debe al pasado; nace de aquel acto decisivo del 18 de julio, que constituye un hecho histórico transcendente que no admite pactos, ni condiciones. La forma política del Estado nacional establecida en el principio 7 de nuestro Movimiento, refrendada unánimemente por los españoles, es la Monarquía tradicional, católica, social y representativa…”


LA PRUEBA FINAL INCLUIRÁ LOS SIGUIENTES TEXTOS DEL TEMA 12. HISTORIA DE ESPAÑA ACTUAL Y SU INTEGRACIÓN EN EUROPA (1975-2004). PARA ELABORARLOS DEBÉIS UTILIZAR LOS  MATERIALES DEL TEMA. 


ADOLFO SUAREZ: PUEDO PROMETER Y PROMETO.  

"Nos comprometimos a devolverle la soberanía al pueblo español, y que pasado mañana la ejercerá.

Nos comprometimos a normalizar nuestra vida política, gestionar la transición a la paz, construir de la democracia desde la legalidad, y creemos que, con las lógicas deficiencias, lo conseguimos.

Nos comprometimos a que todas las familias políticas podrían tener un lugar en el Parlamento, y el miércoles pueden alcanzarlo (...).

Puedo prometer y prometo, tratar de redactar una constitución en colaboración con todos los grupos de representación en el Parlamento, con independencia del número de escaños (...).Puedo prometer y prometo (...) dedicar todos los esfuerzos por lograr un entendimiento social, que permita fijar las nuevas líneas básicas que ha de seguir la economía española en los próximos años (...).Puedo prometer y prometo, un marco legal para institucionalizar cada región de acuerdo a sus propias características. "

    Discurso de  Suárez dos días antes de las elecciones de junio de 1977


1. CLASIFICACIÓN DEL TEXTO.

Se trata de algunos fragmentos de un discurso electoral, cuyo autor es Adolfo Suárez, dirigente de la UCD y presidente del Gobierno en la fecha, junio de 1977, con motivo de la campaña para las primeras elecciones legislativas tras la muerte de Franco y la apertura del proceso de cambio hacia la transición democrática. Estamos ante un texto histórico (fuente primaria), de carácter público y contenido político, declarativo y propagandístico al llevarse a cabo en el marco de un proceso electoral. El autor del texto fue el periodista Fernando Ónega, director de prensa de la Presidencia del Gobierno de Adolfo Suárez. 

2. IDEAS PRINCIPALES. 

La idea principal es la promesa y compromiso de UCD, si gana las elecciones, de construir un sistema definido por una Constitución que garantice las democracia. Para ello hace balance de sus cumplimientos anteriores centrándose en la noción de "normalización de la vida política" entendida como el retorno de la soberanía al pueblo y de la existencia de pluralidad política (todavía definida como familias y no como partidos, en un guiño simbólico a los sectores más involucionistas de los que necesita el voto). 

 3. CONTEXTO HISTÓRICO. 

Franco murió en noviembre de 1975. La situación política de España en estos tres años evolucionó con gran rapidez.

El Gobierno de Arias Navarro.

Dos días después de la muerte de Franco, Juan Carlos I fue proclamado rey. Carlos Arias Navarro fue confirmado por el rey como presidente de Gobierno. Al mismo tiempo, el monarca colocó a Torcuato Fernández Miranda en la presidencia de las Cortes y el Consejo del Reino. A pesar de ser un franquista convencido, Arias Navarro había intentado llevar a cabo algunas reformas políticas (Espíritu del 12 de febrero) limitadas en cuanto a libertad de prensa o derechos de reunión y asociación y la reforma de las Cortes, pero dentro de los cauces del Movimiento Nacional franquista. 

En 1976 hubo una gran conflictividad social, con numerosas huelgas que afectaron a fábricas, servicios públicos o comunicaciones. ETA continuaba con sus atentados contra las fuerzas de orden público, que provocaban reacciones de la ultraderecha exigiendo mano dura al Gobierno. La represión policial seguía con los modos habituales, como en el caso de Vitoria, donde murieron cinco trabajadores en huelga por disparos de la policía. En Montejurra (Navarra), carlistas de ultraderecha asesinaron a dos partidarios de Carlos Hugo. Fraga Iribarne, ministro de Gobernación, fue incapaz de garantizar una mínima tolerancia a la oposición democrática y el control de las acciones de la ultraderecha franquista. La oposición democrática se unificó en marzo de 1976 en Coordinación Democrática, que mantenía sus exigencias políticas mínimas.

La reforma política de Adolfo Suárez.

En julio de 1976, Arias Navarro presentó su dimisión, y el Rey nombró jefe de Gobierno a Adolfo Suárez, joven político franquista de actitud reformista y abierto al diálogo. Con él se apreció una mayor tolerancia hacia la oposición: contactos con Felipe González, líder del todavía ilegal PSOE, e incluso con Santiago Carrillo, el principal dirigente del Partido Comunista, y con Comisiones Obreras para preparar la reforma sindical.

En septiembre de 1976 presentó al país el Proyecto de Ley para la Reforma Política, que debía modificar el sistema político existente y regular la convocatoria de elecciones. Tanto Suárez como Fernández Miranda, como presidente de las Cortes, consiguieron que estas respaldasen una ley que suponía su definitiva disolución. De esta forma, el franquismo autorizaba legalmente la transición hacia la democracia. El 15 de diciembre, la ley fue aprobada en referéndum por un 94 % del electorado.

Las elecciones de 1977.  

En los meses siguientes a la celebración del referéndum, se produjeron graves incidentes, tanto por parte de ETA como por parte del terrorismo de ultraderecha y de un grupo de extrema izquierda, el GRAPO, que llegó a secuestrar al presidente del Consejo de Estado. La ultraderecha, por su parte, continuó sus provocaciones asesinando en enero a un grupo de abogados laboralistas del PCE. Las manifestaciones de repulsa y apoyo facilitaron que Suárez legalizase al PCE en la primavera. Continuaron las manifestaciones por la amnistía general y el retorno de los exiliados.

Las primeras elecciones democráticas desde 1936 se celebraron en junio de 1977 (aquí se sitúa nuestro texto). Votó casi el 80 % del electorado. La coalición gubernamental Unión de Centro Democrático (UCD), formada por una amalgama de personalidades y partidos de centro, socialdemócratas, liberales y democristianos en torno a Adolfo Suárez, obtuvo el triunfo, seguida del PSOE, encabezado por Felipe González. En los meses siguientes se iniciaron varios procesos determinantes para el estable-cimiento de la democracia: reconocimiento de la Generalitat catalana y del Consejo General Vasco; Pactos de la Moncloa, pacto social y político para abordar la crisis económica abierta desde 1973; reforma fiscal; redacción de la Constitución a cargo de una comisión del Parlamento, que sería aprobada a finales de 1978. 


CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA DE 1978. 

Art. I.  1. España se constituye en un Estado social y democrático de Derecho, que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político.

2. La soberanía nacional reside en el pueblo español, del que emanan los poderes del Estado.

3. La forma política del Estado español es la Monarquía parlamentaria.

Art. 2. La Constitución se fundamenta en la indisoluble unidad de la Nación española, patria común e indivisible de todos los españoles, y reconoce y garantiza el derecho a la autonomía de las nacionalidades y regiones que la integran y la solidaridad entre todas ellas.

Art. 6. Los partidos políticos expresan el pluralismo político, concurren a la formación y manifestación de la voluntad popular y son instrumento fundamental para la participación política. Su creación y el ejercicio de su actividad son libres dentro del respeto a la Constitución y a la ley. Su estructura interna y funcionamiento deberán ser democráticos.

Art. 16

1.     Se garantiza la libertad ideológica, religiosa y de culto de los individuos y las comunidades sin más limitación, en sus manifestaciones, que la necesaria para el mantenimiento del orden público protegido por la ley.

2.    Nadie podrá ser obligado a declarar sobre su ideología, religión o creencias.

3.    Ninguna confesión tendrá carácter estatal. Los poderes públicos tendrán en cuenta las creencias religiosas de la sociedad española y mantendrán las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia Católica y las demás confesiones.

Art. 137. El Estado se organiza territorialmente en municipios, en provincias y en las Comunidades Autónomas que se constituyan. Todas estas entidades gozan de autonomía para la gestión de sus respectivos intereses.

Art. 147

1.     Dentro de los términos de la presente Constitución, los Estatutos serán la norma institucional básica de cada Comunidad Autónoma y el Estado los reconocerá y amparará como parte integrante de su ordenamiento jurídico.

2.    Los Estatutos de autonomía deberán contener:

a) La denominación de la Comunidad que mejor corresponda a su identidad histórica.

b) La delimitación de su territorio.

c) La denominación, organización y sede de las instituciones autónomas propias.

d) Las competencias asumidas dentro del marco establecido en la Constitución y las bases para el traspaso de los servicios correspondientes a las mismas.

3.    La reforma de los Estatutos se ajustará al procedimiento establecido en los mismos y requerirá, en todo caso, la aprobación por las Cortes Generales, mediante ley orgánica.                                       

   BOE, 29 de diciembre de 1978



Comments